De vuelta a Lee

¿La vida sexual de tus sueños?

Haz tus fantasías realidad

Casi todo el mundo tiene fantasías sexuales de algún tipo, de ver a tu pareja en medias y ligueros, hasta a escenarios más complejos con accesorios sexuales en abundancia. Mientras que algunas fantasías es mejor guardarlas para ti mismo, (sexo en grupo con el mejor amigo de tu pareja...) compartir algunos de tus deseos más íntimos puede ser una gran manera de relacionarse con tu pareja.

Comunicar tus deseos con tu pareja puede tomar muchas formas: si eres demasiado tímido para hablar cara a cara puedes intercambiar textos picantes, charlar por teléfono, enviar mensajes instantáneos o compartir materiales eróticos. Sea cual sea el método que elijas, comienza con tus fantasías más sutiles y auméntalas basándote en la reacción de tu pareja.

Una pareja respetuosa no debería juzgar por compartir sus fantasías, pero puede que a tu pareja no le gusten las mismas cosas que a ti, por lo que no hay garantía de que los dos quieran las mismas cosas. Si tu pareja rechaza una idea, no la culpes: en su lugar, mira si hay algún punto intermedio o considera intercambiar fantasías: voy a hacer la tuya si haces la mía.

Si decides vivir su fantasía, asegúrate de estar familiarizado con las normas de seguridad y considerar los posibles efectos físicos y emocionales.

Además, considera la reacción de tu pareja. El hecho de que estén dispuestos a probar algo, no significa necesariamente que van a disfrutar de ello: no dejes que tu excitación te ponga egoísta y pases por encima los deseos de tu pareja. Por el contrario, no te sientas obligado a decir que sí a algo que realmente no quieres hacer. Es mejor ser honesto (sin ser irrespetuoso o crítico), que ignorar tus propias necesidades.

Vivir tus fantasías puede ser divertido, pero si las cosas no van según lo planificado (o incluso si lo hacen) es posible que el poder de la fantasía se desvanezca a la luz de la realidad.

Si decides hacer tu fantasía realidad, tómalo con calma y chequea la reacción de tu pareja en todo momento. Detente si ves que no están disfrutando lo que están haciendo y no dejes de lado tu sentido del humor. Relájense, comuníquense con claridad y sean honestos… Y quién sabe, puedas lograr alcanzar una nueva dimensión de tu vida sexual.

"Comienza con sus fantasías más sutiles y aumentalas basándote en la reacción de tu pareja."