De vuelta a Lee

50 Juegos de Placer

JUEGOS MENTALES

Muchas veces la rutina nos hace actuar como robots, obviar los juegos previos y restarle atención a algunos detalles que son fundamentales para que la llama de la pasión siga bien encendida. ¡Simplemente no se nos ocurre nada diferente!

Por eso, decidimos despertar nuestra imaginación con 50 juegos que estimularán ese encuentro con tu pareja, retarán tu mente y despertarán de nuevo el deseo, sacándolos de la tediosa rutina.

¡Anímate a probar que la realidad supera la ficción!

 

1. Haciendo clic y conectando. Mirando a los ojos de tu pareja, creen una conexión profunda y construyan confianza entre ustedes. Traten de sentarse frente a frente, sosteniendo la mirada sin volver a ver a ningún otro lado. Mientras lo hacen, traten de respirar también juntos, acompasando respiración por respiración. No pasará mucho tiempo sin que puedan contener el deseo de besarse o tocarse.

2. Talk to Me. Cada uno escribe las cinco frases que más le encienden, pueden ser románticas, amorosas o atrevidas. Luego, pueden alternar para darle a su pareja un masaje relajante, tal vez usando el Gel Durex Play, mientras repiten las frases lentamente, una y otra vez.

3. Caminata sensitiva. Vendá los ojos de tu pareja y guialo por la habitación, permitiéndole que toque las cosas en el camino. Variá las texturas que le ofrecés (un suave panel de vidrio, una cortina de terciopelo) y dejá que adivine lo que está tocando. El hecho de guiar y ser guiado te llevará más cerca, la necesidad de adivinar aumentará la sensibilidad de quien está adivinando. Si lo desean, pueden jugar desnudos.

4. El gran abrazo. Programen un cronómetro durante cinco minutos y luego dense un abrazo (sentados, de pie, acostados, lo que elijan ambos). Mientras se abrazan más y más tiempo, sus cuerpos comenzarán a responder más profundamente a las señales del otro por lo que la respiración, los latidos del corazón (e incluso la presión arterial) se comenzarán a sincronizar. Mantengan el abrazo durante los cinco minutos completos para lograr mucha más conexión.

5. Asociación de palabras. Elijan una palabra ligada al sexo o la frase que ambos encuentren incitante tal vez, ‘seductor’, ‘palpitante’ o 'mordisco'. Luego se turnan para decir otra palabra relacionada, la primera que piensen. Traten de hacer que cada palabra que piensan sea aún más excitante que la anterior y decirlo de una manera aún más provocadora.

6. Carta de amor. Escribile a tu pareja, diciéndole justo lo que querés hacer con él y cómo. Pero no enviés tu carta desde el correo electrónico. Lo ideal es escribirla a mano, ponerla en un sobre y en un momento en que tu pareja no lo espere, dejala caer en el buzón.

7. ¿Me escuchás? Uno de ustedes cierra sus ojos. El otro se mueve cerca y respira, suspira o gime suavemente. No se permite hablar, el juego consiste en ver hasta qué punto se puede provocar el uno al otro con solo un sonido. Intentá ronronear directamente en el oído de tu pareja.

8. Club del libro. Descubrí el libro erótico favorito de tu pareja, a continuación elegí la escena que sabés que los encenderá. Conducí a tu pareja suavemente a la cama o al sofá... Leele la escena en voz alta de forma calculada hasta conseguir que se encienda. Al leer, se pueden acariciar, pero se deben limitar a escuchar sin tocarse hasta que haya terminado la lectura.

9. Fiesta de máscaras. Jueguen a ser una pareja en una fiesta exclusiva para adultos. Comprá un par de hermosas máscaras eróticas y luego úsenlas la próxima vez que vayan a hacer el amor.

10. Veinte preguntas. Aquí está una manera de bajo riesgo para explorar los sueños prohibidos. Hacele a tu pareja veinte preguntas, solo podés responder "sí" o "no", para descubrir una de sus fantasías sexuales. De esta manera, no es necesario entrar en detalles, la respuesta solo tiene que ser una idea como: "Quiero hacer el amor en la cima de la montaña al amanecer...".

11. Nunca alejarse. Cuando están muy cerca el uno del otro, tus hormonas entran en juego para aumentar el deseo. Intentá pasar una hora, una tarde, o si se puede, un día entero en contacto. Sostengan sus manos, rodeá la cintura de tu pareja con tus brazos. La idea es nunca dejar de tocarse. Si pensás que se te puede olvidar, unite a tu pareja con una cinta por la muñeca.

12. Probá sensaciones. Explorá con afrodisiacos, uno de ustedes debe tener los ojos vendados; el otro da de comer pequeños bocados de los diferentes alimentos. El secreto consiste en sorprender al otro con variedad de sabores, texturas y temperaturas (helado, sopa caliente, por ejemplo). ¡Podés convertir esta experiencia en un desayuno en la cama!

13. Sensaciones táctiles. Tené listo al menos diez diferentes tipos de objetos (hielo, una pluma, un guante de cuero, un juguete Durex, una rosa) pero no dejés que tu pareja vea lo que traés. Vendale de los ojos y tocalo con cada objeto y decile: ¿podés adivinar con qué te estoy tocando?

14. Mostrá tu fantasía. Mostrale a tu pareja tu película sexy favorita, seleccioná la mejor escena, la que los encienda y si querés pueden actuarla.

15. El espejo del placer. Sentate frente a tu pareja. Uno de ustedes acaricia al otro de la manera que más le guste, mientras que repetís los movimientos. Esta no solo es una manera de encenderse, sino que es una forma de descubrir lo que excita a tu pareja.

16. Tu tarea es... Imaginate un cuento erótico. Asignate un papel y otro a tu pareja. Definí los personajes principales que podrían ser ustedes mismos, una celebridad o una figura de fantasía; la ubicación (casa, un castillo medieval, un famoso edificio), el momento (que podría no ser el día de hoy) y una fecha límite para realizar una tarea. Es posible que deseen establecer una prenda para asegurarse de que cada uno entregue su tarea a tiempo.

17. ¿Qué me pongo hoy? Para tu próxima noche romántica, uno debe elegir la ropa que el otro debe ponerse. Puede que no sea -a menudo no será- lo que tu pareja elegiría para sí misma, pero le ayudará a entender mejor la forma en que es sexy para vos. Así que solo por una noche, usá lo que tu pareja quiere que usés.

18. Verdad o reto. Cada uno debe escribir en hojas de papel, separadas, cinco preguntas sensuales que desee que su pareja responda y cinco retos que pueda cumplir. Doblen los papeles. Luego, cada uno tiene que elegir ya sea "verdad" o "reto", abrir el papel doblado y responder a la pregunta o hacer el desafío.

19. Sí, pero... Turnate con tu pareja para completar una oración que comience con: "Mi fantasía es..." y luego completás: “Pero me quedo con la realidad de que..." Y por supuesto, si encontrás que comparten la misma fantasía, entonces podés convertirla en realidad.

20. Encontrá tu fantasía. Tomá una tarde entera para pensar fantasías sexuales. Seleccioná las tres que más te llamen la atención y -por lo menos- preguntate cómo podés ponerla en práctica.

21. ¿Bailamos? Ve a una clase de baile con tu pareja. Si sos principiante, las clases de introducción están diseñadas para que estés bailando alegremente por una hora. Luego, de vuelta a casa, usá lo que aprendiste para bailar con tu pareja. Si así lo desean, pueden hacerlo desnudos.

22. Baile privado. Uno de ustedes debe bailar muy sexy mientras el otro observa. El objetivo de la bailarina o bailarín es que sea absolutamente imposible que el “vigilante” se contenga. Debés provocarlo hasta que no se resista y se sienta en la necesidad de tocar.

23. Permitime desvestirte. Cada uno de ustedes debe elegir una palabra o frase para describir una manera en que le gustaría ser desvestido. Lo mejor es seleccionar una forma específica, tal vez 'urgentemente', 'picantemente' o 'tan lentamente como sea posible'. El otro acata la orden.

24. Rompecabezas fantasía. Dibujá algo atrevido que has fantaseado hacer con tu pareja en una hoja de papel tamaño carta (¡no te preocupés si no sabés dibujar!). Cortá el papel en dieciséis piezas cuadradas y escondelas alrededor de la casa. Enviá a tu pareja en busca de las piezas y podés darle una recompensa atractiva por cada pieza que encuentra. Cuando haya descubierto las dieciséis piezas, pueden armar el rompecabezas y realizar la fantasía que dibujaste.

25. Strip Poker. Jugá una partida de póquer (o 21 si tus habilidades en cartas son básicas). Como en el tradicional 'strip poker', por cada punto que perdás, te tendrás que quitar una prenda de ropa. Pero hay que hacerlo de la forma que más encienda a tu pareja, mientras que él o ella te aplaude.

26. Festín afrodisiaco. Cada uno elegirá tres comidas que realmente le guste comer. Luego, siéntense frente a frente y por turnos comenzarán a comer lo más sugestivamente que puedan. ¿Qué sucede cuando comés un banano?, ¿Qué sucede cuando chupás una fresa?

27. Comida erótica. Elijan su comida favorita (escojan con cuidado) y llenen cada uno un plato. Pero en lugar ir al comedor, vayan al dormitorio, extiendan una toalla sobre las sábanas y, desnudos, coman su cena sobre el cuerpo de su pareja. Después del postre, tomen una lujuriosa ducha juntos (esto puede ser secuencia del festín afrodisiaco).

28. En busca del tesoro. Comenzá el día prometiendo a tu pareja una noche para recordar. Enviale mensajes de texto durante el día para recordarle lo que le espera. Llegá a casa primero y dejá un rastro con elementos tentadores (notas de amor, flores, Gel de Masaje Durex, juguetes sexuales) que le guiarán a la habitación donde estarás esperándolo, ya sin ropa y lista para jugar.

29. Auditoría erótica. Uno de los dos se encuentra completamente inmóvil mientras el otro va tocando de la cabeza a los pies, cubriendo cada centímetro, sin que falte ninguna zona. El receptor murmurará números de 1 a 5 -siendo 1 bien y 5 increíble- para indicar qué se siente mejor, qué hay que hacer menos, qué hay que hacer más… Y qué hay que seguir haciendo más, más y más.

30. Luchas de amor. Escogé un premio como tener que darle sexo oral a tu pareja; a continuación, organizá un concurso (una pelea de almohadas, un tira y afloja o cualquier cosa que te ponga cara a cara en una competencia lúdica) y el que pierde la lucha paga la multa, pero en realidad los dos son ganadores.

31. Hacelo en el piso. Podés darle emoción extra al encuentro si lo hacen en el piso. Al añadir este nuevo elemento podés agregar nuevas sensaciones físicas y placer.

32. Maso de cartas. De una baraja de cartas, túrnense para elegir una. Si te sale espadas, se darán masajes; si sacás tréboles se besan; si escogés diamantes, tu pareja te toca con sus manos; si te sale corazones se tocan con la boca. Cuanto mayor sea la carta, más será la experiencia.

33. Los placeres de la boca. ¿Podés darle placer a tu pareja usando solo tu boca? Desnudarla con los dientes; colocarle el condón o llenarte la boca con lubricante para un sexo oral más placentero.

34. Más rápido... Más fuerte... Más lento... Más suave. Uno de ustedes se deja tocar por el otro. El receptor utiliza palabras para guiar el toque en cuanto a qué tipo de toque se usa, la velocidad y el ritmo. Al hacer el amor, se puede ser menos específico pero aún así, quien recibe debe continuar guiando la acción.

35. Un juego para ella. Elegí tres partes sensibles de su cuerpo. Tu pareja creará una experiencia de amor utilizando solo los tres puntos y ningún otro. No olvidés añadir un lubricante Durex para hacer la experiencia aún mejor.

36. Un juego para él. Elegí tres partes sensibles de su cuerpo. Tu pareja creará una experiencia de amor utilizando solo los tres puntos y ningún otro. No olvidés añadir un lubricante Durex para hacer la experiencia aún mejor.

37. Creando combinaciones. Anotá en una tarjeta, una para vos y otra para tu pareja, diez posiciones sexuales que te gustan y una serie de tiempos de 3 minutos hasta una hora. Luego se turnan para sacar dos tarjetas, una de cada pila, para decidir cómo se va a hacer el amor y el tiempo que se va a durar. ¡No olvidés tus condones Durex!

38. Juego de baño. Tomen una ducha juntos. Uno debe acercarse al otro y utilizar un accesorio de baño en el cuerpo del otro. ¡Preparate para el piso mojado!

39. El masaje máximo. Desnúdense. Uno de ustedes se encuentra boca abajo, el otro se cubre de lubricante (probá con los lubricantes Durex), se coloca encima y utiliza todo su cuerpo como dispositivo de masaje. Deslizate hacia arriba y hacia abajo sobre tu pareja. Luego intercambien de puestos. El que llega a su clímax más rápido tiene que elegir la siguiente posición para el coito (recordá colocar una toalla debajo para evitar manchar las alfombras o las sábanas de la cama).

40. Todo alrededor de la casa. Elegí una habitación en la que nunca han hecho el amor o una habitación en la que lo has hecho pero nunca has intentado una nueva posición. Ella puede tumbarse en las escaleras mientras él le extiende las piernas o podría sentarse en la lavadora mientras él entra entre sus piernas.

41. Cuentos tentadores. Creen una historia erótica juntos, donde uno comienza relatando y luego el otro continúa. El hombre puede empezar: "Llegué a casa del trabajo y te vi en el dormitorio... Llevabas tu ropa interior de encaje negro. Poco a poco me acerqué hacia ti...". Es entonces el turno de la mujer. Así ambos comparten el papel de narrador. Recordá, al igual que con cualquier historia, el diablo está en los detalles.

42. El sonido del silencio. Olvidate de uno de tus sentidos, del oído. Al hacerlo, se incrementa la sensibilidad del tacto. Invitá a tu pareja a que te coloque un par de audífonos para bloquear el sonido. Decile que te toque sensualmente. Si son muy atrevidos, también podés vendarte los ojos.

43. Shhh... El juego aquí es hacer el amor con el menor ruido posible. ¿Podés llegar al clímax sin hacer un solo sonido? ¡Pensá en un castigo para el que lo olvide y empiece a gemir!

44. Sincronización perfecta. Elegí una pieza de música con ritmo creciente. Tratá de seguir el ritmo de la música y hacerlo a esa velocidad e intensidad. Llegá al clímax cuando la música lo dicte.

45. Al límite. ¿Qué tan cerca se puede estar del orgasmo sin realmente venirse? Llegá a ese punto y antes de venirte, separate y volvelo a intentar cuantas veces sea posible. La idea es mantenerse al límite. Otra variación de este juego es cuando uno de ustedes intenta todo lo posible para retener el orgasmo, mientras que el otro hace todo lo posible para generarlo.

46. Buenas vibraciones. Tomá tu juguete favorito Durex y una linterna. Una vez bajo las sábanas, apuntá con la luz dónde querés que tu pareja te acaricie con el vibrador y mové la luz para cambiar el lugar a estimular. También podés hacérselo a tu pareja.

47. La primera vez. Imaginá que uno de ustedes (o ambos) están haciendo el amor por primera vez en su vida. Estás excitada y con ganas, pero no tenés idea de qué hacer... Así que tendrás que ser suave y enseñar lo que mejor pueda funcionar.

48. Aprisionado sin escapatoria. Uno de ustedes toma el cargo y le dice al otro, precisamente, cómo sentarse o acostarse. No se permite moverse. El 'captor', le ofrece placeres sin piedad a su "cautivo" (que todavía no debe moverse). Tenés la oportunidad de decidir que si te movés, perdés el chance de conseguir el orgasmo o bien, tenerlo de todas formas.

49. Sometidos. Imaginate un ambiente de trabajo donde se cumple cada deseo de tu jefe. Ahora es tu turno. Durante una hora, uno de ustedes sigue las órdenes de su jefe, en la cama y fuera de ella. La recompensa orgásmica se proporcionará después de sesenta días. Al día siguiente, cambian los roles.

50. Encuentro misterioso. Deben salir de casa por separado, pero ambos deben terminar en el mismo bar del hotel. Allí, fingirán que son extranjeros. Llamarán la atención de los demás, intercambiarán miradas desde la distancia, se acercarán un poco, chatearán, empezarán a conversar y eventualmente saldrán juntos. Para emoción añadida, pueden dirigirse a una habitación del hotel que han reservado con antelación.

Error loading MacroEngine script (file: RelatedContentListing.cshtml)