De vuelta a Lee

Juguetes sexuales

Eligiendo un juguete seguro y sexy

Los juguetes sexuales pueden ser una gran adición a tu vida sexual, pero solo porque algo está en venta no significa que sea seguro. Esto es lo que debes buscar: 

  1. Materiales: los juguetes pueden ser hechos de diferentes materiales como madera, cristal, metacrilato y látex. Sin embargo, algunos plásticos contienen cosas llamadas ftalatos. Mientras que la investigación todavía está en sus primeros días, los ftalatos se han relacionado con trastornos de la reproducción y de algunos tipos de cáncer*. Escoge un juguete libre de ftalato. La silicona es un gran material que se calienta a la temperatura del cuerpo y es seguro. Si estás utilizando un juguete viejo y crees que podría contener ftalatos, utilízalo con un condón para protegerte contra cualquier sustancia química o tóxica.
  2. Forma: los juguetes vienen en muchas formas, por eso asegúrate que es adecuado para el propósito. Lee las advertencias en la caja, tales como "solo para uso externo" y aplica dichas directrices en consecuencia. Si estás experimentando con el juego anal, utiliza solo un juguete diseñado para eso y asegúrate de que tenga una cadena o una base acampanada para facilitar su extracción. Los juguetes lisos y rectos pueden ser aspirados y eso es un viaje al hospital que probablemente se podría evitar.
  3. Tamaño: los vibradores de batería están diseñados para uso externo por lo que no debes insertarlos o podrían terminar atrapados en tu interior. Si vas a insertar un dildo o consolador, asegúrate que haya suficiente espacio de agarre para que seas capaz de sostenerlo en todo momento. Por el contrario, si piensas que un juguete es demasiado grande no te presiones para meterlo por completo. Tratar exceder tus límites podría llevar a hematomas y malestar general. Más grande no siempre es mejor.

"Escoge un juguete libre de ftalato"