De vuelta a Lee

Sexo y discapacidad

Estereotipos comunes desmentidos

Muchas personas hacen suposiciones sobre el sexo y la discapacidad que están muy alejadas de la realidad. Simplemente porque alguien tenga una diferencia física o mental, no significa que esa persona sea menos sexual y es perfectamente posible que tenga una vida sexual satisfactoria a pesar de ello. Estos son algunos de los mitos más comunes.

  1. Las personas discapacitadas son asexuales: Aunque los medios de comunicación raramente representen a la gente con discapacidad como personas sexuales, en realidad todo mundo tiene la misma capacidad de sentir deseo. No temas admitir tus deseos. Si necesitas ayuda, el asistente personal o cuidador adecuado te puede ayudar.
  2. Las personas discapacitadas no pueden usar juguetes sexuales: Hay juguetes sexuales especialmente diseñados para adecuarse a personas con discapacidades, incluyendo manijas y botones grandes que son más fáciles de oprimir y control remoto.
  3. Las personas discapacitadas no son sexys: Aunque las actitudes prejuiciosas pueden hacer que sea más difícil conocer a alguien, Internet ha abierto una gran gama de oportunidades para conectarse con otras personas. Si alguien se aleja de ti por tu condición, eso dice más de esa persona que de ti y claramente no es con quien te gustaría tener una relación.
  4. Las discapacidades deshabilitan el orgasmo: Aunque ciertas condiciones pueden limitar la eyaculación o el clímax, existe más de un tipo de orgasmo que se puede tener. El sexo tántrico es una gran manera de explorar tu potencial para el clímax y  ser tan intenso –si no es que más– que los enfoques más tradicionales. Los vibradores potentes y los aparatos de estimulación electrónica (juguetes que usan pulsos eléctricos en lugar de una simple vibración) pueden ayudarte si tienes sensaciones limitadas.
  5. El sexo no puede ser espontáneo si estás discapacitado: Aunque algunas discapacidades pueden limitar ciertos actos sexuales, descubrir lo que es o no es posible solo conducirá a una experiencia sexual más gratificante. Además, el juego previo no siempre tiene que ver con el cuerpo. Las palabras picantes y las fantasías compartidas pueden ser superardientes y lo mejor de todo, se puede hacer por teléfono o en línea, así como en persona.
  6. Las personas discapacitadas son demasiado inocentes para el sexo: Algunas personas asumen que  tener sexo con alguien que tiene alguna discapacidad es un abuso. En realidad, si alguien tiene las facultades mentales de un adulto, está perfectamente equipado para tomar decisiones adultas. Mientras que el sexo sea seguro, sano y consensual, no hay nada de qué preocuparse, excepto de las actitudes prejuiciadas de la sociedad.

Cada discapacidad es diferente, pero existen redes de apoyo disponibles que pueden ayudar a manejar las cuestiones prácticas de tu discapacidad particular en lo que se refiere al sexo. No tengas miedo de pedir ayuda. Todas las personas se merecen la oportunidad de disfrutar el placer sexual.

"Si alguien se aleja de ti por tu condición, eso dice más de esa persona que de ti."